Suena de nuevo la bigornia

Jose María Gutiérrez Arias

Pica la pendiente cuesta arriba, caminando a la vuelta desde San Lucas, por San Juan de la Penitencia. Bellísima la mañana, fría y gris, un manto de nubes, apretado, resbala raudo y rasante sobre la ciudad, levemente arañado por las puntas de las espadañas y la aguja catedralicia. La ventisca juega entre las casas y saca de ellas rumores lejanos, entrecortados, quizás de otras épocas …  Al pasar al pie de la portada de la ruinosa casa-herrería algo nos hace parar. Mil veces he pasado por delante, nunca he parado, sólo levantaba mi rostro para saludar con mi vista a la airada portada que feroz defiende la vetusta fachada. Mi primera sensación es una intuición, hoy es el día sin duda, después la corazonada se transforma en evidencia. El viento nos vuelve a traer viejos rumores, suenan golpes metálicos tras el portón, la recia madera atenúa con fuerza el canto de un martillo sobre la bigornia de un herrero, leves son pues los repiques, si no paramos no los hubiésemos oído. Pero el herrero marchó hace tiempo, sus manos divinas forjan ya en fraguas de Gloria, ¿quién doma de nuevo el hierro en la antigua herrería? Con el alma en vilo nos atrevemos a llamar a la puerta, no hay llamador ni timbre y con fuerza martilleamos ahora nosotros sobre los tablones arriostrados con abotonaduras de hierro. No para el rítmico golpeteo en el interior y es necesario redoblar nuestros esfuerzos para hacernos oír, finalmente se hace el silencio en el ruinoso caserón y tras lo que nos parece una eterna espera se abre, con herrumbroso bostezo, la boca del portillo. Una cara serena, aunque algo sorprendida, asoma tras el postigo, quien sale a recibirnos es herrero de forja, le conocemos de vista pero no por su nombre, sabemos que de sus manos salen los herrajes que visten los portones del carpintero toledano Alfonso Dueñas, el cual le deja ocupar la vieja herrería. Le rogamos que nos deje pasar a ver su trabajo y él con orgullo nos deja franquear la entrada.

Patio de la antigua casa-herrería de Julio Pascual. Calle San Juan de la Penitencia nº 13, Toledo

Patio de la antigua casa-herrería de Julio Pascual. Calle San Juan de la Penitencia nº 13, Toledo

La imagen interior es impactante, como surgida de un cuadro de pintura romántica, la ruina absoluta nos rodea: al fondo de un apuntalado zaguán vislumbramos, al trasluz de una esplendida reja, un abandonado patio con pilastras, balaustradas, pétreo brocal coronado de forja, y de fondo un salvaje jardín con palmeras. Desde el zaguán bajan unas escaleras al sótano, abajo se vislumbra solitaria una bigornia sobre un pie derecho de madera, y a la derecha una humeante fragua. José no tiene trabajo de forja, son tiempos difíciles para vivir del trabajo artesano, entretiene su tiempo forjando para no perder el oficio y porque sabe que una mente ociosa se convertirá en una mente viciosa. Trabaja en una habitación con el techo parcialmente hundido, olvidada estancia donde se cambiaban los operarios de la antigua forja.

Zaguán de la antigua casa-herrería de Julio Pascual. Toledo

Un pequeño dragón de forja defiende el umbral de la antigua casa-herrería de Julio Pascual.

Sobre el pétreo umbral de acceso al patio descansa un pequeño y ardiente dragón que acaba de nacer entre las ascuas, nuestra visita ha retrasado que le armen con dos buenas alas y por ello nos mira con ojos amenazantes. No nos importaría ser atacados en este escenario fantástico por un sulfurado dragón y sentirnos caballeros al menos por un instante. Vuela nuestra mente: recuperar el esplendor perdido de esta casa, poner a pleno rendimiento la vieja fragua donde florece el alma de los hierros sobre la bigornia, recuperar la dignidad del espacio del que tan magníficas obras de arte han surgido… Ojalá no se quede todo en un sueño.

Patio de la casa-herrería de Julio Pascual. Fotografías de Otto Wunderlich, Fototeca del Patrimonio Histórico Español

Patio de la casa-herrería de Julio Pascual. Fotografías de Otto Wunderlich, Fototeca del Patrimonio Histórico Español

.

Acceso al patio de la antigua casa-herrería de Julio Pascual. Calle San Juan de la Penitencia nº 13, Toledo

Acceso al patio de la antigua casa-herrería de Julio Pascual. Calle San Juan de la Penitencia nº 13, Toledo

.

4 comentarios
  1. Antonio García
    Antonio García Dice:

    Bellas fotografías y más para quienes no conocíamos el interior.
    Recuerdo hace años, que de la fachada colgaba un banderín forjado con el nombre de Julio Pascual.
    El inmueble lo adquirió Alfonso Dueñas, otro artífice, aunque de un material más blando, como era la madera, si bien aquella tan difícil de trabajar como era la de “derribo”.
    Mi pregunta ante la captura de estas imágenes por parte del Consorcio… ¿se va a restaurar?
    Un iordial saludo

  2. Jose María
    Jose María Dice:

    Buenos días D. Antonio. Uno de los objetivos de este blog es dar a conocer todos los espacios que visitamos e incentivar la recuperación de los edificios de la ciudad. No hay prevista ninguna actuación del Consorcio en este inmueble. Sus propietarios conocen nuestras ayudas, esperamos que en un futuro no muy lejano se animen a realizar la rehabilitación de este espacio. Podría ser interesante dedicar este edificio a la figura y obra de Julio Pascual, tal vez un pequeño museo … seguimos soñando.
    Le mandamos un saludo y le agradecemos su comentario.

  3. jose iglesias puente
    jose iglesias puente Dice:

    Como siempre acostumbras José María, me gusta la entrada. Hay que sacar a la luz los rincones de nuestra ciudad, los que guardan una especial belleza, y los que sin duda pueden volver a poseerla.

  4. Jose María
    Jose María Dice:

    Gracias por el comentario D. José. Hay mucho trabajo por hacer, la lista cada vez es más grande. Que no se nos acaben las fuerzas …

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *