Hanequin de Bruselas y los Niños Hermosos

Pablo González Collado

Hanequin de Bruselas, de nombre Han Cueman, fue un arquitecto del siglo XV perteneciente al gremio de constructores (formado por canteros, entalladores y pedreros) de Brabante. Cuando en la década de 1430 a 1440 Hanequin recala en Toledo, la imagen de la torre de la catedral debía ser algo parecido a esto:

La imagen que les mostramos es capciosa en extremo. En rigor, los chapiteles de las Casas Consistoriales del Ayuntamiento (en primer plano) y los de las torres del alcázar (al fondo), y otros muchos detalles de la catedral y de los edificios del entorno no formarían parte del paisaje urbano del siglo XV. Además, quizá hubiéramos de haber añadido una cubierta provisional a cuatro aguas, a modo de pirámide que rematara la coronación de la torre cuadrada. O quizá no. No podemos saberlo, dado que la vista más antigua que conservamos de la ciudad es la dibujada por Joris Hoefnagel, aparecida en el libro Civitates Orbis Terrarum que George Braun publica entre 1572 y 1617 y en ella, lógicamente, ya aparece el coronamiento de la torre que conservamos, ideado y ejecutado por el maestro Hanequin.

El caso es que en 1448 aparece citado Hanequin de Bruselas como maestro mayor de la catedral, sustituyendo al anterior, el maestro Alvar Martínez. Es el Condestable de Castilla, Álvaro de Luna, el benefactor de Hanequin. Es quien lo manda llamar, en fecha imprecisa, para realizar la reforma de su castillo de Escalona, arruinado tras el incendio sufrido en 1438 (los fastos inaugurales del castillo a los que acude el rey y su corte tuvieron lugar en 1448). Por tanto, es a don Álvaro de Luna a quien debe atribuirse el mérito de hacer que el arquitecto de los Cueman recalara en Toledo, a quien contrataría el cabildo catedralicio, tras quedar libre de sus responsabilidades para con el Condestable, para el cargo de mayor relevancia en la dirección de las obras del gran templo toledano.

Alvar Martínez construye el cuerpo cuadrado de la torre de la catedral en el estilo gótico local mientras que Hanequin la remata en estilo flamenco con la aguja octogonal rodeada de pináculos, que fue acabada antes de febrero de 1452 pues, en esta fecha, el maestro Hanequin comienza un nuevo proyecto en la catedral: la puerta de la Alegría o de los Leones, terminándose a su vez en 1465.

Junto con sus hermanos Egas Cueman y Antón Martínez de Bruselas, Hanequin es considerado el introductor del estilo flamígero en el gótico de la comarca toledana. Se estima que falleció entre 1470 y 1475, seguramente antes de 1472 pues sabemos que por esas fechas acudieron los maestros de la catedral de Toledo Juan Guas y Bonifacio para trabajar en la cabecera del monasterio del Parral de Segovia, no citándose al maestro Hanequin, como sería lo lógico de seguir vivo.

Sabemos por el investigador Jean Passini que Hanequin vivió en Toledo en al menos 3 casas a lo largo de su vida, todas ellas de bella factura: una en la zona de Santa Catalina, otra en la Cuesta de los Pascuales y una tercera en el callejón de los Niños Hermosos, lugar este último donde está documentada al menos, la presencia de su esposa, seguramente tras el fallecimiento de nuestro protagonista.

Hanequin de Bruselas o Hanequin Cueman, como prefieran, es un personaje capital para entender el final del gótico español y conocer, en palabras de D. Fernando Chueca Goitia, ese «inmenso y vastísimo relicario» que es la catedral de Toledo. El maestro Hanequin, afincado en Toledo y ganado para la ciudad, como tantos otros genios foráneos cautivados por el sortilegio de la ciudad del Tajo, participó en las más importantes obras de su tiempo en la ciudad y su legado arquitectónico podemos disfrutarlo cada día, por fortuna, en nuestra catedral primada. Por si fuera poco, podemos rastrear las huellas de este genio en las diferentes moradas que ocupó en la ciudad, casas que aguardan a ser descubiertas y recuperadas y que, con esfuerzo colaborativo, podemos contribuir a conservar para deleite de todos.

PARA SABER MÁS:

· DE AZCÁRATE RISTORI, JOSÉ MARÍA. (1948). El maestro Hanequin de Bruselas. En Archivo español de arte, ISSN 0004-0428, Tomo 21, Nº 83, 1948, págs. 173-188.

· CHUECA GOITIA, FERNANDO. (2000). Retazos de una vida. C.I.E. DOSSAT.

· PASSINI, JEAN. (2004). Casas y casas principales urbanas. El espacio doméstico en Toledo a fines de la Edad Media. UCLM.

· HEIM, DOROTHEE y YUSTE GALÁN, MARÍA. La torre de la catedral de Toledo y la dinastía de los Cueman. De Bruselas a Castilla. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología: BSAA, ISSN 0210-9573, Tomo 64, 1998, págs. 229-253

· MARTÍNEZ DE AGUIRRE, JAVIER. Investigaciones sobre arquitectos y talleres de construcción en la España medieval cristiana. Anales de historia del arte, ISSN 0214-6452, Nº Extra 1, 2009 (Ejemplar dedicado a: Cien años de investigación sobre arquitectura medieval española), págs. 127-164

· https://cesarlopezgomez.com/toledo-en-el-civitates-orbis-terrarum-joris-hoefnagel-ed-1598/